La Distribución de la Renta en Argentina

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Descargar informe en pdf 

Entre el primer trimestre del año 2016 y el tercer trimestre del año 2018, se observa que la “remuneración de los asalariados” paso del 44,6% al 38,6% del PIB, generándose una caída 6,3 puntos porcentuales (pp) en la participación del PIB, según los datos publicados por el INDEC. Mientras que los “beneficios de las empresas” pasaron del 30,2% al 38,2% del PIB, es decir creció la participación de estas sobre el PIB en 8 pp. En tanto que el Ingreso Bruto Mixto (concepto que contiene a los trabajadores por cuenta propia) paso del 10,3% al 9,4% del PIB, a pesar de que los puestos de trabajo de los mismos se incrementaron fuertemente.

Respecto de los “beneficios de las empresas”,[1] el principal beneficiado fue el sector de “electricidad, gas y agua”, la dolarización de las tarifas les permitió obtener beneficios por el 3,7% del PIB en el tercer trimestre del 2018, por lo cual tuvieron un incremento del 2,4 pp.  Luego los mayores incrementos en la participación respecto del PIB se registraron en: las actividades inmobiliarias (1,6 pp), la industria manufacturera (1,2 pp), la intermediación financiera (0,7 pp), transporte, almacenamiento y comunicaciones (0,7 pp). Mientras que el sector más desfavorecido fue la construcción con una caída en su participación respecto del PIB del 0,4 pp.

La importante transferencia de ingresos de los asalariados a las empresas proveedoras de servicios, obligan a un análisis exhaustivo del reparto de utilidades de las mismas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En cuanto a la “remuneración de los asalariados”, con excepción de la pesca, en todas las ramas de actividad se observa una caída de las remuneraciones respecto del PIB. Las mayores caídas se observan en el pago de remuneración a: los trabajadores públicos y planes de seguridad social (1,3 pp), trabajadores de la industria manufacturera (1,2 pp), trabajadores de comercio (0,8 pp), transporte, almacenamiento y comunicaciones (0,6 pp) y enseñanza (0,6 pp) (la enseñanza pública registro una caída de 0,5 pp).

La caída en las remuneraciones se debió principalmente a la caída de los salarios reales de los trabajadores, la cantidad de puestos de trabajo se incremento entre el 2016 y el tercer trimestre del 2018 en 3,87%, el mayor incremento se produjo en el sector privado que creó alrededor de 700.000 puestos de trabajo, mientras que el sector público genero 70.000 puestos de trabajo nuevos. Sin embargo, se observa una mayor precarización del trabajo al destruirse trabajo registrado e incrementarse el trabajo “No Registrado” y “No Asalariado”.

De los puestos de trabajo de los “Asalariados Registrados” los sectores con mayores recortes fueron: la industria manufacturera (88.000 puestos de trabajo), los restaurantes (24.000 puestos) y el comercio (14.000 puestos).

Se observa que el 65% de los nuevos puestos de trabajo del sector privado, son puestos de trabajo de “Asalariados No Registrados”, es decir de personas que trabajan en negro. La agricultura fue la rama que más puestos de trabajo de “Asalariados No Registrados” generó (113.000 puestos).

Entre el año 2016 y 2018 se crearon 249.000 puestos de trabajo “No Asalariados”. Por lo cual podemos observar que, a pesar de incrementarse la cantidad de puestos de trabajo de los “No Asalariados”, la remuneración agregada respecto del PIB descendió en 0,9 pp.

Al analizar por sector de actividad para el total de los puestos de trabajos, la industria manufacturera fue la que más puestos de trabajo perdió en dicho periodo (124.000 puestos).

[1] El beneficio es la diferencia entre el valor de venta de la producción y los costos de la misma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.