Medidas económico – fiscales en el marco de la emergencia sanitaria por COVID – 19 en Argentina

Según el último informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) actualizado al 23 de junio, las medidas adoptadas por el gobierno en el marco de la emergencia sanitaria para ayudar a los hogares, comercios y empresas alcanzan los $1.415.499 millones (USD 20.211 millones). Dicho monto representa el el 45,3% de los desembolsos realizados por el FMI( USD 44.536 millones) en el marco del Acuerdo Stand-By por USD 50.000 millones. En términos del nivel de actividad económica las medidas anunciadas por el gobierno representan el 5% del PIB. Entre las medidas anunciadas las que implican un mayor gasto público ascienden a los 754,991 millones de pesos (2,7% del PIB).

Mientras que aquellas que implican una caída en la recaudación ascienden a los 88.734 millones de pesos (0,3% del PIB). Por último aquellas que implican facilidades financieras desde el sector público financiero alcanzan los 571.774 millones de pesos (2% del PIB).

Cuadro 1: Monto total de las medidas económicas

cuadro 1

                                                                                                                  Descargar informe en PDF

Sigue leyendo

Análisis del endeudamiento de Vicentin – Una alternativa a la expropiación

Les dejo el siguiente informe sobre la situación actual de la empresa Vicentin SAIC. En la mayoría de los análisis, no se tienen en cuenta la actual coyuntura de crisis financiera (se desconoce el impacto de la ruptura en la cadena de pagos). La intervención del gobierno en Vicentin se justifica en función de tres objetivos a cubrir por parte de este. Dichos objetivos podrían cubrirse con una alternativa distinta a la expropiación a un costo menor, permitiendo que la actual conducción de Vicentin siga manejando la empresa. Sin embargo, el gobierno al participar como mayor accionista podría seguir monitoreando la situación financiera de la empresa y sí lo considera necesario podría poner a un nuevo CEO. Obviamente esta medida necesita de un acuerdo entre los accionistas de Vicentin y el gobierno, pero la misma permitiría mejorar la situación financiera de los productores agropecuarios, proveedores y bancos locales (principalmente del BNA).

                                                      Descargar Informe

Las empresas con mayor riesgo de default

 

La situación de las empresas argentinas ya era complicada antes de la cuarentena, la crisis de default de la Argentina provocó una fuerte caída en el precios de los bonos y acciones argentinas afectando fuertemente a sus portafolios de activos los cuales obviamente incidieron sobre los balances de las mismas. Por otra parte la cuarentena generó una fuerte caída en el nivel de actividad de todos los sectores, por lo cual los ingresos cayeron y una parte de estos muy probablemente deban ser cubiertos con un mayor endeudamiento. Sí sumamos a estos dos factores los 8 años de estancamiento de la economía argentinas, veremos que es altamente probable una oleada de quiebras. La columna vertebral del sistema productivo son las grandes empresas que cotizan en la bolsa, sí una de ellas quebrara también estarían afectadas varias pymes, el ingreso de algunas provincias y municipios, los puestos de trabajo y los ingresos de los hogares.

El gobierno ha establecido algunas medidas tendientes a alivianar la situación, principalmente de las pequeñas y medianas empresas. Sin embargo, se desconoce la magnitud del problema, principalmente de las grandes empresas. Por lo cual sería preciso que el gobierno y la oposición empezaran a realizar un seguimiento del riesgo de las principales empresas que cotizan en la bolsa, que podrían originar una «contingencia fiscal» inminente para el Estado Nacional o un mayor costo financiero para el BCRA (déficit cuasifiscal), dependiendo de que tipo estrategia el gobierno adopte para salvar a dichas empresas del quebranto.

Por otra parte, varias de estas empresas participaron de la fuga de capitales durante los últimos años, una de sus formas es el endeudamiento con el exterior. El último informe del INDEC a diciembre de 2019, observa vencimientos de deuda externa del sector privado por USD 26.673 millones exigibles dentro de los 30 días. Por lo cual la forma del endeudamiento y el acreedor no es una cuestión menor. Sigue leyendo

El mundo cayó en la trampa de liquidez- ¿Por qué los bancos privados no ayudarán a salir de la crisis?

La crisis del 29 de Octubre de 1929 generó una depresión económica de tal magnitud que se tardó practicamente una decada en salir, motivo por el cual se la denominó como “Gran Depresión”. Es importante destacar que los “factores de la crisis” son distintos a los “factores que intensifican y amplian la depresión”.  Entre estos últimos existe un consenso general que existió una mala praxis al insistir con una visión ortodoxa para la recuperación de la crisis, cuyos puntos centrales se basaban en el recorte del gasto púlbico y en la utilización de la politica monetaria tradicional como vía de reactivación.

En econónomia existen dos grandes herramientas para reactivar la económia la polítca fiscal y/o la política monetaria. La reactivación vía política fiscal consiste en que el gobierno aumente el gasto público. Mientras que la política monetaria tradicional consiste en aumentar la oferta monetaría para bajar la tasa de interés. Por lo cual diversos proyectos productivos que antes no eran viables, por tener un bajor rendimiento, ahora lo sean (el rendimiento es mayor al costo de pedir un préstamo para realizarlo). Sin embargo, cuando las tasas de interés reales son extremadamente bajas o negativas la política monetaria deja de tener efecto sobre la reactivación económica, a dicha situación Keynes la denominó “trampa de la líquidez”. La tasas reales negativas, se deben a que la tasa de interés es menor a la tasa de inflación, por lo cual los bancos de realizar préstamos a dichas tasas lo harían a costas de tener perdidas.

El mundo nuevamente se encuentra en la “trampa de la líquidez”, la mayoría de los gobiernos enfrentan tasas reales de interés negativas. La cuales se verán aún más afectadas por la fuerte emisión monetaria que esta realizando Estados Unidos (USD 1,77 billones en 1 mes, un incremento del 41%) y que la Unión Europea esta dispuesta a acompañar por el solo hecho de evitar un colapso mayor (se estimá una emisión de 2 billones de Euros para Eurozona).

La OECD publica datos de las tasas de interés reales de los países miembros de corto, mediano y largo plazo. Las tasas de corto plazo se relacionan con los instrumentos del mercado monetario (letras y/o bonos de 1 o 2 años de vencimiento) mientras que las tasas de «largo plazo» son rendimientos del mercado secundario de bonos a largo plazo (generalmente a 10 años).  
En el cuadro N°1 se puede observar que a Febrero de 2020 un total de 20 países mostraban “tasas de interés reales de corto plazo” negativas, es decir el 57% de los miembros de la OECD. Entre las mayores tasas negativas encontramos a los instrumentos de Suiza, Dinamarca, Austria, Estonia y la Euro Area. Estas tasas de corto plazo, son instrumentos de política monetaria (letras o bonos  de los bancos centrales, ejempleo Lebac en Argentina) que sirven de referencia para establecer las tasas de préstamos a hogares y empresas. 
Como se puede observar en el cuadro N°2  a febrero de 2020 un total de 13 países presentan “tasas reales de largo plazo” negativas (38 % del total de los países miembros de la OECD), entre ellos encontramos a Suiza, Alemania, Dinamarca, Luxemburgo y los Países Bajos. Es decir, el rendimiento de los bonos de deuda de dichos países a 10 años es negativa. 
Entonces, estas tasas interés reales negativas son el motivo por el cual los bancos privados no estarán dispuestos a realizar préstamos a tasas negativas.  Preferiran pararse arriba del dinero que préstarlo.  Está no es una cuestión de buenos o malos, es simplemente una logíca actores racionales. Por otra parte las empresas y los hogares no estaran dispuesto a endeudarse más, en una coyuntura caracterizada por un cadena de pagos cortada, caída generalizada de los ingresos y de la riqueza. Con gobiernos que tenderán a incrementar sus stock de deuda pública, las cuales implicaran mayores impuestos futuros.

Por lo cual la reactivación de la economía dependerá de los dos únicos actores con capacidad de fuego para reactivar cada economía nacional, el “gobierno” y los «bancos centrales». La reactivación mediante aumento del gasto público, implicará un aumento del endeudamiento. Sí dicho endeudamiento se realiza con «costo» se corre el riesgo de que a corto y mediano plazo los procesos de endeudamiento no sean sostenibles. Por otra parte, es dificil que el gasto logre llegar rapidamente a las empresas (principales generadoras de puestos de trabajo). Por lo cual, parte de la reactivación será necesaria vía política monetaria, mediante préstamos blandos a las empresas.  En este sentido podemos observar que los bancos privados no estarán dispuestos a realizarlos con tasas interés reales negativas. Por lo cual los bancos centrales deberán realizar líneas de créditos a los bancos públicos a tasa cero para que estos puedan realizar los préstamos que necesita el sector privado. El costo de dichos préstamos los terminarán pagando los bancos centrales, sí es que deciden realizar un control de la oferta monetaria vía esterilización (emisión de letras del propio banco central). Obviamente estos préstamos blandos a los bancos públicos deberan tener tasas por debajo del nivel de equilibrio, motivo por el cual los bancos centrales deberan hacerce cargo de las perdidas por inflación. Los bancos centrales deberán buscar esquemas de control de la oferta y demanda de dinero que permitan evitar un aumento de las tasas de interés vía esterilización, las cuales puedan llevar a una mayor inestabilidad financiera. Las políticas de flexibilización cuantitativa llevadas a cabo por la Reserva Federal de los Estados Unidos y otros bancos centrales, van en esa dirección.

Este es el marco general en el cual deberán moverse los gobiernos para reactivar rapidamente la economía, el diseño minusioso de la politica fiscal, cambiaria y monetaria dependerá de la estructura económica y social de cada país. El costo de las herramientas para salir de la crisis vía política fiscal y/o  monetaria, en definitiva recaerán en los respectivos gobiernos y bancos centrales.

Entonces nuevamente como en la crisis del 30´ los países se encuentran en la trampa de la liquidez, pero ahora tenemos un problema adicional:

El mercado como mecanismo de asignación de recursos, ha sido puesto en jaque !!